Living Coworking!

Living Coworking!

Hace sólo unos días que recibimos el libro de Manuel Zea, ¡y ya lo hemos devorado!.

Manuel Zea es uno de los mayores impulsores y divulgadores del fenómeno coworking en España. En esa línea ha decidido autoeditarse y publicar su libro “Living Coworking | La filosofía coworking como nueva forma de trabajar“.

Aunque ya tomamos contacto con él con anterioridad, tuvimos la oportunidad de conocernos personalmente en la primera Coworking Europe que se celebró en Bruselas en noviembre 2010, un par de semanas antes de que Cocoworking abriera sus puertas en Pamplona. Desde el primer momento sintonizamos con este entusiasta y emprendedor nato. Tras lo visto, oído y vivido en Bruselas, convinimos con él en remar en la misma dirección para divulgar en nuestro país en qué consiste el coworking. El ha llevado el trato hasta sus últimas consecuencias, liderando todo tipo de iniciativas para dotar de fondo y formas al movimiento.

De eso va su libro: de su experiencia, de primera mano y en primera persona, cómo coworker y cómo gestor. Nos da un paseo ameno, directo y sincero, por su trayectoria y evolución: desde sus primeros pasos de neófito algo ingenuo, hasta sus últimísimos proyectos de presente y futuro, aportando su visión sobre cuáles son las claves de una buena gestión. Todo eso y mucho más.

Siguiendo su estela, aprovechamos para comentar en primera persona algunas citas extraídas de su libro:

Crisis y oportunidades

“El coworking no es para ahorrar costes, es para vivir experiencias

Muy cierto. Es verdad que en muchos medios de comunicación se han hecho eco intermitentemente de las diversas iniciativas que se han ido poniendo en marcha y de cuáles son las principales ventajas del coworking para freelances, autónomos y emprendedores, pero la mayor parte de las veces destacan el ahorro de costes como algo determinante, cuándo en muchos de los casos… no es del todo así.

“Ese tiempo, dinero y energías ahorrados los utilizará en nuevos proyectos y en terminar algunos que estaban en espera”

Eso sí, y damos fe -por nuestra propia experiencia, y por lo que nos han comentado nuestros coworkers-, de que una de las ventajas más evidentes de ser usuario de un espacio de coworking es un aumento significativo en su productividad y una mayor facilidad para “hacer foco” en lo que realmente importa en su trabajo. Ergo…

 

“El estar en un espacio de coworking no resulta un gasto, sino una inversión a medio y largo plazo.”

 

“La crisis ha ayudado a difundir el concepto, pero no ha sido determinante. El coworking ha surgido gracias al esfuerzo colectivo de muchas personas que se comprometieron a divulgar el concepto.”

Evidentemente, un proyecto de coworking, esté radicado en un espacio o no, no será tal si se basa únicamente en el ahorro o en la obtención de réditos económicos, digamos… “convencionales”. Pero quizá nos resulte mucho más rentable si los objetivos del proyecto sintonizan con las bases de la Economía del Bien Común.

 

Comunidad y Colaboración

“Quienes hayan decidido ser parte de un coworking, no están alquilando un espacio de trabajo, sino que se están integrando en una comunidad

“Los usuarios buscan en el coworking una comunidad, un círculo social y profesional”

 

 

“La comunidad es muy importante para los usuarios. Se crean vínculos internos, sociedades, negocios e incluso amistades. Es la comunidad lo que finalmente ayuda a mantener activo un espacio de coworking, y quienes conforman esa comunidad, son los usuarios”

“Ha llegado el momento de hacer que esos trabajadores solitarios se conviertan en trabajadores solidarios

Aparte de discurso algo “buenrollista”, esto es un hecho. Ya sea a corto, medio o largo plazo resulta así. Por necesidad, por interés, por costumbre, por confianza… resulta así. A pesar de que la flexibilidad que ofrece el sistema hace que unos vengan y otros vayan, más allá de la idiosincrasia de la ciudad o región, del caracter más o menos reservado de la gente, si la actitud es abierta, se van estrechando los lazos, y llega un día en que los “usuarios” mutan en coworkers, cuándo no en socios o amigos o las tres cosas a la vez. Y se corresponsabilizan de que la cosa funcione. Ya comentamos algo de esto aquí.

“Los gestores son las personas que crean la plataforma para que el coworking sea posible (…) los facilitadores del surgimiento de la comunidad en sus centros de operaciones”

“Coworking es una comunidad compuesta de personas, y “gestionar” personas requiere una cuota más de esfuerzo

Nosotros respondemos al perfil típico de gestor que presenta Manuel en “Living Coworking“. Tal cuál, “we are living coworking” a todas horas, mientras gestionamos, administramos y mientras ejercemos nuestra profesión nativa. Somos enredadores por naturaleza. Eso sí, nadie es perfecto y nosotros menos. Hemos cometido algunos errores en estos años de andadura, y los seguimos cometiendo, haciéndo camino al andar, y al tropezar. A veces -por qué no decirlo-, cunde el desánimo porque el día a día “nos come”. Y no, no tenemos la varita mágica que atraiga a multitudes, ni mucho menos la de empastar gentes. Pero lo intentamos, probamos, rectificamos y perseveramos.

“Cuándo yo empecé, los gestores competíamos entre nosotros aun sin pertenecer a la misma ciudad, al parecer nos costaba asimilar completamente la filosofía del coworking, hoy los gestores hemos aprendido y nos ayudamos entre nosotros. Sabemos que nos conviene mantenernos unidos, así podemos emprender juntos nuevos proyectos”

“El espíritu colaborativo del coworking tiene que alcanzar no sólo a los coworkers, también a los gestores”

A pesar de que algunos no se enteran (ni se quieren enterar): Evitar el aislamiento, compartir información, causa y objetivos, aquí o allá, nos tenía que hacer confluír en algun punto. Hay sitio para todos, cada uno tiene su valor diferencial, y esto no es una competición: tiene más que ver con generar un ecosistema… ¡la unión hace la fuerza!. Nosotros lo tuvimos claro desde el principio, y desde el principio lo pusimos en práctica en la medida de nuestras posibilidades, atendiendo a consultas, asesorando a quién nos lo pide, no sin llevarnos auténticos chascos por el camino por culpa de la impostura de algunos “expertos” y la caradura que tienen algunos impostores.

 

 

Coworking Europe 2011 Berlin

Coworking Europe 2011 Berlin (Imagen: Stefano Borghi)

 

 

Presente y futuro

“Hoy las cosas han cambiado mucho, si eres autónomo y no estás en un centro de coworking significa que estás en el pasado”

Nosotros no somos tan rotundos, pero sí es cierto, que a estas alturas en determinados ámbitos (tanto en lo personal cómo en lo profesional), si no muestras una actitud proclive a la conversación y cierta disposición a las alianzas y no desarrollas determinadas destrezas y habilidades personales y tecnológicas… te estás quedando atrás, o lo que es peor, fuera.

“Ignoramos el rumbo que tomaran los centros de coworking. El futuro del coworking, por tanto, lo definirán los mismos usuarios. Los que gestionamos espacios sencillamente nos adaptaremos a lo que demanden los propios usuarios. Buscaremos la forma, eso sí, de prestar el mejor servicio posible y estar atentos a sus necesidades”

Nosotros también lo ignoramos. No somos adivinos, ni gurús, ni nada parecido. Ni queremos serlo. Pero estaremos muy atentos. A la flexibilidad, al cambio, a la adaptación, el intercambio y la interacción. Intentaremos preservar nuestra curiosidad y agilizar la respuesta.

Gracias Manuel, por estar ahí y compartir con nosotros tus experiencias. (¡Ah! Y por la mención, ;))
Y a todos aquellos que hacen frente común en la difusión del coworking.

¡Nos vemos en Barcelona el 24 y 25 de Mayo en la segunda Coworking Spain Conference!

Compartir: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit RSS Email

Comments are closed.